jueves, 28 de octubre de 2010

ANTE LA MUERTE DE NESTOR KIRCHNER

La repentina muerte de Néstor Kirchner plantea un necesario repaso a lo que ocurrió en la política argentina desde la salida de la crisis del 2001, como así también al proceso que durante décadas fue creando las condiciones para poner a la Argentina en la situación de la que hubo que recuperarse desde el 2003.

Una justicia devaluada a partir de la pervertida Suprema Corte que Kirchner no dudó en reemplazar; la subordinación de las Fuerzas Armadas al legítimo Poder Constitucional; la decidida acción para recuperar el control soberano sobre la economía, en primer lugar disputando con los acreedores de la Deuda Externa, y a renglón seguido, terminando con el sometimiento al FMI; la apertura de un frente común Latinoamericano, que se manifestó a partir de la liquidación del proyecto ALCA en la reunión de Mar del Plata frente a Bush, continuando con los diversos acontecimientos que culminan en la conformación y afirmación del UNASUR; las medidas económicas que con claro compromiso social se expresan en la recuperación de millones de puestos de trabajo, el funcionamiento de las paritarias, la mejora de las jubilaciones incluyendo a millones de excluidos y rescatando para el Estado el negocio de las AFJP, son algunas de las realizaciones que se le pueden atribuir a la vocación de impulsor de cambios que se muestra como el rasgo principal de Néstor Kirchner, continuado y ampliado en la presidencia de Cristina.

Fue el primer presidente que asumió a pleno la Política de Derechos Humanos, en primer lugar, recibiendo y apoyando a las Madres y a las Abuelas de Plaza de Mayo, e impulsando la derogación de las leyes que bloqueaban la continuidad de los juicios, logrando del Congreso la
derogación de la Obediencia Debida y el Punto Final, calificadas luego como inconstitucionales por la Suprema Corte. Esos fueron avances que se continuaron como una política de Estado, estableciéndose el concepto de “Crímenes de Lesa Humanidad”, y convirtiendo a la Argentina en ejemplo a nivel mundial en la materia.

Tuvo la visión y la capacidad de convocar para un proyecto común que sigue siempre en construcción, a diversos sectores de otros partidos y de espacios no partidarios que se sintieron identificados con esta causa y se sumaron de distintas formas.

Carta Abierta es consecuencia de ello, y se constituyó como lugar de coincidencia transversal para tantos que sintieron que aquellas banderas de tantas luchas, la recuperación de la política al servicio del Pueblo, la reconstrucción de un Estado organizador de la Sociedad, el acatamiento y respeto inexcusables de la voluntad popular puesta en cuestión por sectores del poder económico a partir del debate por las retenciones a las exportaciones agropecuarias, exigían el compromiso de asumir la defensa de esta causa, a la vez que hacer los esfuerzos para plantear el debate de ideas que conduzca asegurar el bienestar del Pueblo.

Hoy, frente a la dolorosa realidad de la desaparición física del forjador de esta alternativa en la política nacional, refirmamos nuestro compromiso militante, de aportar y respaldar el Proyecto Nacional, Popular y Latinoamericano en marcha, y a quien está a la cabeza de este proyecto, nuestra Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que ha prestigiado por su capacidad la imagen internacional de la Argentina.

Carta Abierta de La Pampa. Santa Rosa, 27 de Octubre de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada